Cuento africano: ¡Que no se te pierda el alma!

Un cazador africano y un cazador blanco recién llegado al continente emprenden una travesía a pie hasta el lugar en que se suponía encontrarían sus presas. El recorrido desde la aldea hasta la zona de caza podía llevar varias horas o días de caminata.

El cazador extranjero, con hábitos y ritmos muy diferentes al de los nativos, comenzó entusiasmado a caminar… dos horas, tres horas, ¡ocho horas de caminata sin parar! Y todavía faltaba. Hasta que, en determinado momento, el cazador africano decide aprovechar la sombra de un árbol y se sientan a descansar.

Sorprendido y con el sentido de urgencia a flor de piel, el cazador blanco se vuelve para preguntarle qué ocurría, siendo que, con un cuerpo fuerte y conocedor de la zona, no debería haber tenido ningún problema para continuar el viaje:

       –          ¿Por qué te detienes si aún falta largo trecho para llegar a destino?

A lo que el cazador nativo, con la tranquilidad de conocer los ritmos de la naturaleza le responde:

       –          Llevamos varias horas caminando a buena velocidad y pronto llegaremos. Mi cuerpo no presenta dificultad alguna, pero al ir tan rápido, tenemos que esperar un tiempo para permitir a nuestras almas que nos alcancen. Si avanzamos muy de prisa, ellas pueden alejarse demasiado, perderse y ya no encontrarnos más.

Este cuento africano que había leído hace un tiempo, cada tanto vuelve a mi memoria. Ya que no son pocas las veces que, por estar enfocados en una meta, olvidamos que el proceso es parte del todo. Que al fin, la vida es un proceso continuo de evolución hacia el desarrollo de uno mismo; hacia la búsqueda de experiencias que permitan acercarnos a nuestra identidad, esa que está más allá de los nombres, de las profesiones, de la nación y de las circunstancias en que nos encontremos.

Embebidos en el afán de alcanzar y acumular resultados, atropellamos todo tipo de ciclo y olvidamos las etapas de los procesos. Tal vez podamos aprender a organizar nuestras acciones de tal forma que encontremos el ritmo justo entre actividad y descanso para recordar que de vez en cuando, tenemos que frenar para permitir que el alma nos alcance nuevamente y apurados por llegar a destino, no perderla en el camino.

Franco P. Soffietti

Artículo del autor para el Blog das 30 pessoas: https://blogdas30pessoas.blogspot.com/2020/06/que-no-se-te-pierda-el-alma.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s