Bibliosofía: Las Eddas

En esta oportunidad les presentamos una nueva lectura recomendada. Esta vez viajaremos a los países nórdicos hacia el siglo XIII, momento en que aparecen “LAS EDDAS”.

Este compendio de poemas resume gran parte de los cantos y sagas de la tradición oral escandinava. En estos escritos se entrelazan relatos mitológicos y heroicos con hechos históricos ocurridos durante la edad media europea. Las Eddas se clasifican en dos grupos: la Edda mayor (en verso) y la Edda menor (en prosa).

La Edda Mayor de autor desconocido, aparece alrededor del año 1250 y comienza con el Völuspá o “La profecía de la vidente”, donde una sabia relata al dios Odín la visión cosmogónica de los escandinavos, la creación de la tierra y del ser humano. Menciona los acontecimientos presentes y futuros aludiendo a muchos de los mitos nórdicos, como la muerte de Baldr (el mejor y más bello de los dioses) y el encadenamiento de Loki. Por último, habla del fin del mundo, el Ragnarök, y un nuevo mundo renacido que se creará desde las cenizas de la muerte y la destrucción, donde Baldr volverá a vivir en un mundo nuevo donde la tierra florecerá en abundancia.

El poema menciona la conformación del árbol de la vida Yggdrasil y los nueve mundos que constituyen el universo. Entre ellos, Asgard es lugar donde habita Odín y el panteón de dioses nórdicos -equivalente al Olimpo griego- y al que ascienden las almas virtuosas. En este “plano” se encuentra el Valhala, morada que supone la mayor aspiración del guerrero escandinavo después de una muerte heroica en el campo de batalla. Este Edda también contiene un ciclo heroico donde se puede apreciar cierta relación con la tradición caballeresca que toma fuerza entre el siglo X y el XVI en Europa.

La Edda menor fue compuesta en prosa por el historiador noruego Snorri a mediados del siglo XIII y basada en la Edda Mayor. Estos escritos conforman “recomendaciones para la formación de poetas” en un intento de mantener viva la tradición nórdica y su modo de transmisión: el estilo escáldico.

En estos relatos y de la mano del estudio ecléctico, podemos encontrar profundas coincidencias entre las tradiciones nórdicas y las egipcias, hindúes, americanas y griegas, entre otras. Nuevamente encontramos al ser humano como aquel que habita en el mundo intermedio -Midgard- y su función en la naturaleza es servir de puente -Baefrost- para conectar el cielo y la tierra.

Equipo editor de RevistAcrópolis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s