LA FUERZA DE LA ALEGRÍA

La naturaleza es indiscutiblemente una gran maestra si tenemos la sensibilidad de observarla y la humildad de querer aprender de ella. Innumerables veces nos enseña valores atemporales, tales como la paciencia, el ritmo, la convivencia y la generosidad, entre otras. 

¿Quién es más generoso que el árbol que brinda sus frutos y su sombra a todos sin distinciones? ¿Quién más paciente que la semilla que, guardada en las entrañas de la tierra, se alimenta y se prepara para brotar en la primavera? 

Más aún nos asombra cuando observamos que hay semillas abajo de cimientos urbanos que encuentran la forma de salir hacia el sol, brotar, crecer y brindar sus bellas y perfumadas flores. Sin duda, no es una tarea fácil romper los obstáculos y las circunstancias desfavorables; pero mírenla, ¡ahí está: pequeña, alegre y vertical! Nos enseña que no hay obstáculos insuperables en el camino hacia el sol. Esta pequeña flor se llama “alegría” en algunos lugares del mundo. Tal vez los seres humanos la nombraron así cuando vieron su esfuerzo por superar las adversidades.

¿Podría ser la alegría una semilla que se alimenta de las adversidades para trascenderlas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s