El Mito de Osiris y el Rey León: los personajes y sus simbolismos

Estudiar la mitología y el simbolismo detrás del Mito de Osiris, es introducirse a entender el lugar natural del ser humano en el Cosmos. Los mitos y enseñanzas arquetípicas nos hacen reflexionar y nos ayudan a dar cuenta sobre cómo actuar en el mundo manifestado, del que habla Platón. En este mundo, donde las cosas existen, no tenemos la capacidad de captar el bien o el mal absolutos, pero si podemos acercarnos y alejarnos relativamente, tanto a uno como a otro. En este mundo, ambos extremos son parte de la ilusión de la Diosa Maya. Y aunque siempre estamos entre los extremos, el filósofo busca descubrir lo real en este mundo ilusorio.

La sabiduría oculta en el mito de Osiris nos permite acercarnos a lo sagrado, utilizando la inteligencia para ver entre líneas sus enseñanzas. A través de los personajes y sus simbolismos, es posible conectarse con lo atemporal, aquellas enseñanzas que dejaron otras civilizaciones para mostrarnos la forma en que el ser humano debe vincularse con la naturaleza y empezar así a caminar rectamente.


El Mito de Osiris

Osiris, Seth y Horus son algunos de los dioses principales del mito egipcio. Este relato simbólico cuenta que Osiris era amado por su pueblo debido a su sabiduría y benevolencia; las decisiones que tomaba beneficiaban a todos los seres vivos que habitaban su tierra. Osiris enseñó a los seres humanos las artes del tejido, cómo hacer el pan, la agricultura y aún más. En parte por esto se lo relacionó con la fertilidad. Hizo florecer la vida en esas tierras, guiando al pueblo a unificarse y a vivir en armonía con los ritmos naturales de la vida.

Su hermano Seth era una deidad caótica, personificando el “mal” y su reino era el de las tierras secas. Mientras que Osiris gobernaba las fértiles márgenes del río Nilo, Seth se situaba en el árido desierto que rodeaba a Egipto. Por eso envidiaba a su hermano que tenía un de reino próspero y deseaba usurpar el trono. Enfurecido ideó un plan para engañar a Osiris y poder matarlo. Osiris cae en el engaño de su hermano, es despedazado y muere, siendo repartido sus pedazos por todo el mundo. Ante la muerte de Osiris y su posterior resurrección en los cielos, su hijo Horus, acompañado por Isis, su madre, queda a cargo del legado de Egipto.

Horus había sobrevivido a las ambiciones de Seth porque la prudente Isis, enseguida que nació, lo escondió en los pantanos del Delta para que el mal no alcanzase a Horus niño y así permitir la continuidad del legado de Osiris. Ya convertido en un fuerte joven, Horus tendrá que enfrentar y vencer a su tío Seth.

______________________________________________
Artículos relacionados:

______________________________________________


El Rey León, los personajes y sus simbolismos

El mito de Osiris, del cual se habla detalladamente en un artículo previo, puede relacionarse, mediante un análisis simbólico y ecléctico, con la historia del Rey León, antigua leyenda de pueblos africanos, popularizada por Disney y a su vez, con los ciclos de la naturaleza. En esta oportunidad, en lugar de transcurrir en Egipto, el escenario será la selva y los protagonistas, en lugar de ser dioses, van a ser diferentes animales, que representan cualidades humanas a la manera de las fábulas.

Acercándonos ahora a la historia del Rey León, es interesante presentar a los tres personajes principales y sus lugares en la historia. El Rey León, gobernante de un reino próspero y justo era Mufasa. Este tenía un hermano malvado, Scar, cuyo reino eran las zonas cercanas al cementerio y su séquito eran las hienas. Mufasa tuvo un hijo llamado Simba, quien, al comenzar la historia, apenas era un niño, pero su destino era mantener el legado de su padre.

Cuando reinaba Mufasa la selva estaba en equilibrio y armonía. Había fertilidad, vitalidad y abundancia, ya que el rey se encargaba de ordenar con justicia para mantener la paz entre todos los habitantes; desde los más pequeños, como las hormigas hasta, los más grandes como hipopótamos y elefantes, cada uno siendo fundamental en el rol que ocupaban. Por este motivo, simbólicamente y desde una clave natural, es posible relacionar esta etapa del cuento con el verano, donde la luz se encuentra en su esplendor.

Pero, en medio de la paz también existía una pequeña oscuridad, ubicada en el cementerio de elefantes, lugar que estaba en manos de Scar. Allí todo era escaso y los animales que vivían en el lugar vagaban siempre hambrientos, como las hienas.

Transcurre la historia y Scar, preso de la envidia, tiende una trampa y mata a Mufasa. Además, hace que el pequeño Simba, sintiéndose culpable de la muerte de su padre, huya, dejando vacío el trono. Cuando el pequeño león huye, Scar se encarga de traer la oscuridad donde reinaba la luz. Comienza simbólicamente, a prepararse el invierno.

Cuando Simba se aleja de su reino, al instante de que su padre muere, es cuando la oscuridad gana la batalla a la luz y cada día que pasa Simba fuera del reino, las tinieblas se fortalecen, a tal punto que se acaba la comida y ya no hay agua porque el desorden provocó sequedad y pobreza donde antes había abundancia.

Simba escapa y pasa largo tiempo sin volver, pero regresa siendo un joven fuerte, para recuperar su lugar legítimo como gobernador de la selva y devolver la paz y el orden que el reinado de su tío Scar había destruido.

Cuando Simba decide regresar, se enfrenta con su tío, produciéndose un equilibrio entre las fuerzas de la luz y oscuridad, lo que nos lleva simbólicamente al equinoccio de primavera. En el momento que Simba le gana a su tío Scar, es cuando la luz supera a la noche;  cada día será un poco más largo hasta llegar, simbólicamente, al solsticio de verano.

Simba, apenas victorioso, retomó el legado de su padre y comenzó a gobernar sus tierras con justicia. Hizo renacer la vida de la muerte, haciendo que cada día florezcan las semillas que se encontraban ocultas en la tierra, guardando el secreto de la vida.


Comentarios finales

En Egipto, Simba, arquetipo simbólico de “El Hijo”, puede verse representado por Horus. Este joven león, llegada su juventud, deberá enfrentarse a su tío Scar para convertirse en rey; así también ocurre en el mito osiriano, cuando Horus se enfrenta y derrota a Seth, el dios asno, para vengar la muerte de su padre Osiris.

Así, ocurre en también en la vida humana, según cuentan las más antiguas tradiciones egipcias y la película de Disney. Cada uno de nosotros, con sus defectos y habilidades, tiene la posibilidad de regresar a su reino interior, a la acrópolis individual, al centro de uno mismo para llevar una vida en armonía. Para alcanzarlo, nuestras virtudes deberán enfrentarse en combate con los defectos y al vencer, una nueva primavera renacerá en el corazón humano.

Álvaro Dómina y Franco P. Soffietti


Un comentario en “El Mito de Osiris y el Rey León: los personajes y sus simbolismos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s